¿Qué es una parada cardiorrespiratoria?

En numerosas ocasiones puedes haber visto información de cursos de Reanimación Cardiopulmonar o desfibrilación semiautomática. Pero ¿para qué sirven esos cursos? Entonces, muchas personas te dirán: «para salvar a alguien que ha tenido una parada cardiorrespiratoria». Bien, y eso ¿qué es?

Definición y causas

La parada cardiorrespiratoria se define como «La interrupción brusca, inesperada y potencialmente reversible de la función cardíaca y la respiración». Los dos primeros adjetivos nos marcan el carácter aleatorio e imprevisible de esta situación. Ocurre sin avisar, a personas que hasta este momento se las consideraba sanas y que estaban haciendo su vida con normalidad. y ¿por qué ocurre? Normalmente por un problema cardíaco, siendo la causa más frecuente un problema coronario (es decir un infarto). En otras ocasiones puede ser un problema congénito, un defecto de la transmisión eléctrica del corazón, que llegado a un punto produce una anomalía eléctrica. Hay muchas más causas de parada cardiorrespiratoria: tromboembolismo pulmonar, problemas de la vía aérea, ventilación, taponamiento cardíaco… pero aparecen con una frecuencia mucho menor.

¿Qué ocurre durante la parada cardiorrespiratoria?

En los casos nombrados, en los que la causa es un infarto o un trastorno de la conducción congénito, con mucha frecuencia el corazón se encuentra en FIBRILACIÓN VENTRICULAR. En esa condición, el corazón tiene la electricidad que le ayuda a contraerse de forma ordenada, totalmente desorganizada. Con esa desorganización, produce un movimiento descoordinado, como un temblor. Yo suelo decir en los cursos como «un teléfono móvil que vibra». Pero así, no puede mover sangre. En un monitor desfibrilador podemos ver en la pantalla una línea que oscila de arriba a abajo, extremadamente irregular. En estos casos, el corazón no funciona, pero está vivo, aunque por poco tiempo.

¿Y por qué decimos que ese tiempo es poco? Como el corazón no late, no puede llegar sangre con oxígeno a todos los tejidos del cuerpo. Esto hace que las células del organismo no puedan hacer sus funciones con normalidad y puedan morir. Muchas de ellas tienen la capacidad de aguantar durante 30-40 minutos. Pero esto no ocurre al cerebro y corazón: sus células empiezan a morir desde el primer minuto. Si no se hace nada, la muerte se acelera a partir del tercer minuto. Si a los 10 minutos no se podido hacer nada… la probabilidad de sobrevivir es inferior al 1%… un pronóstico nada halagüeño.

¿Cuál es la actuación correcta?

En próximos post comentaremos qué es lo que habría que hacer, pero a modo de introducción conviene aclarar:

  • Una actuación precoz, que depende de la capacidad de respuesta rápida de los testigos, con un inicio precoz de la RCP, frena la muerte celular de cerebro y corazón (pero no la invierte).
  • La desfibrilación rápida, que depende de la presencia de equipos de desfibrilación pública, puede revertir la parada cardíaca.
  • La actuación rápida de los equipos de soporte vital avanzado prehospitalarios.

En posteriores post comentaremos cómo es al detalle la atención a la víctima de una parada cardiorrespiratoria. Espero que os haya gustado y si tienes alguna duda, puedes rellenar el formulario de contacto o escribirme a joseagutierrez@rcpcursos.com

 

 

Publicado en DESA, RCP y etiquetado , , , , , , , , .